domingo, 27 de diciembre de 2015

JUGUETES PARA BEBÉS: DIY (6 meses)

El mes pasado hice estos "juguetes" para Tilo. Son, literalmente, una chorrada, y muy fáciles de hacer, asi que recomiendo hacerlos...


Solo hace falta unas argollas (las que yo he usado son de unas cortinas que tenía una amiga en su casa) y lazos o retales de tela.

A mí se me han ocurrido estas combinaciones pero puede haber muchas más... al ser una argolla les es muy fácil cogerla, y la usan de muchas formas: la golpean contra el suelo, la chupan, en la que son dos argollas atadas por un lazo las golpea entre si... un elemento más para explorar, y con materiales que hay por casa.

Él las tiene en su cesto de los tesoros y cuando quiere las coge.

sábado, 26 de diciembre de 2015

CIENCIAS: EXPERIMENTANDO CON AGUA: TRASVASES, CANTIDADES, COLORES... (36 meses)

Estos últimos meses, si hay algo que le gusta a Arántzazu es jugar con su "kit" de trasvases. 
Ella tiene en un cajón de la cocina una jeringuilla, unos tarros de cristal con tapa (así puede cerrarlos para agitar las mezclas de colores), una jarra con boca estrecha, unos cuencos y colorante alimentario.


Así que, cuando le apetece, los coge, se llena una jarra con agua y se pone manos a la obra. 


A parte de ser algo muy entretenido para ella, que le da bastante rato de juego autónomo y libre (es ella quien elige jugar), creo que es un aprendizaje muy completo. 


Le permite practicar la psicomotricidad fina, la precisión al verter agua de un recipiente a otro; va utilizando distintos recipientes con distintos sistemas: desde una jarra con" boquilla" , hasta un vaso, prueba y vierte agua con un recipiente de boca grande en uno de boca pequeña: observa como se sale y se da cuenta de que algo ha pasado y corrige y cambia de recipiente. 


Hace diferentes mezclas con el colorante alimentario: observa que si echa pocas gotas el agua se tiñe menos que si echa más, mezcla colores para sacar colores nuevos: "¡mira mama, he hecho naranja!". Al final, los primeros días los mezclaba todos y de pronto me decía: ¡"mama he hech negro!, ¿porqué sale negro?"



Empieza a adentrarse en conceptos como capacidad y volumen (sin saber que se llaman así) al comprobar cuánta agua cabe en cada recipiente, o al darse cuenta de que si echa toda el agua de un recipiente grande en uno pequeño se desborda (porque tiene menos capacidad...). Creo que es fundamental que empiecen a relacionarse con estos conceptos, a través del juego. Mientras cambia el agua de un recipiente a otro está aprendiendo un montón de cosas, sobre cuanta cantidad de agua cabe en un tarro, sobre porqué en la jarra cabe más...
Además, al ser la jarra una jarra medidora ella sabe que las líneas y los números marcan cuánto agua hay que echar... (aunque de momento no sepa cuánta es, a veces dice: "voy a echar hasta esta rayita").


Y siempre pregunta, el porqué siempre está en sus labios... una maravillosa herramienta para seguir aprendiendo (por eso es tan importante contestarles siempre a sus porqués, por mucho que nos canse o creamos que nos quedemos sin respuestas, es motor de aprendizaje).


La última incorporación fue la jeringuilla... que la dejó alucinada!  Aquí ya se requiere más precisión, más destreza, probar para que no se salga el émbolo del tubo si tira demasiado, volverlo a meter cuando se sale, darse cuenta de que hay que sumergirlo bien dentro del agua y que si nose hace aveces se llena de aire y no de agua....

La verdad... es una delicia verles aprender así, ver cómo ellxs solitxs se van dando cuenta de las cosas, relacionan, experimentan, cambian al darse cuenta de las cosas...

Sólo hay que tener paciencia y que no te importe que se moje (otra opción es ponerle un babero impermeable): se mojan y tendrás que pasar la fregona por el suelo y la balleta por la mesa (en nuestro caso lo hace ella cuando termina, aunque alguna vez le tengo que recordar yo que cuando terminamos de utilizar un material hay que recoger y dejarlo todo como estaba).